¿Tienen experiencias emocionales los crustáceos?, ¿qué podemos aprender sobre las emociones en invertebrados a través de sus relaciones sociales? Los últimos 10 años de investigación en neurofisiología y comportamiento han desvelado que los invertebrados comparten muchos mecanismos neurobiológicos con los mamíferos (1–5).

En esta línea, un estudio publicado en 2017 y realizado en la Universidad de Bordeaux indica que los efectos psicológicos de las jerarquías de dominación no son exclusivos de mamíferos (6). Dicho estudio analiza los efectos emocionales y de comportamiento vinculados a contiendas territoriales entre cangrejos rojos. Esta investigación demuestra que esta especie de crustáceo: “tiene un sentido de la derrota/victoria y expresa ansiedad o comportamiento de acoso dependiendo del resultado del enfrentamiento” (6).

Una vez finalizada la disputa territorial, el cangrejo perdedor expresa un comportamiento de sumisión mientras que el ganador persiste en acosar al individuo vencido, lo que presenta consecuencias deletéreas para éste. El cangrejo rojo perdedor manifiesta un comportamiento homólogo a la ansiedad, el cual se manifiesta en correlación con el estrés sufrido debido al persistente acoso incluso después de la contienda.

crayfish-1484995_960_720

Foto: Marc Pascual en pixabay.com

Cabe destacar que el estudio demuestra que los ansiolíticos son capaces de abolir la aparición de este comportamiento homólogo a la ansiedad. Además, también caracteriza que la serotonina debe estar jugando un rol importante en su aparición, pues la concentración cerebral de serotonina es mucho mayor en los individuos perdedores que en los ganadores y cuando la serotonina es antagonizada, la ansiedad no aparece en los individuos vencidos.

En definitiva, estos resultados sugieren que las bases del acoso y de sus efectos ansiogénicos emergieron muy pronto durante la evolución y, por tanto, que la capacidad sintiente está mucho más extendida de lo que históricamente habíamos asumido. El reconocimiento de la sintiencia animal pone de manifiesto que la vida de los animales no humanos también se desarrolla en base al eje dolor-placer, lo que los hace vulnerables a múltiples factores, antropogénicos y no antropogénicos. Asumir estos datos está ineludiblemente vinculado a la responsabilidad de trabajar por la expansión de nuestra esfera moral y política.

Referencias:

1. Elwood, R. W. & Adams, L. Electric shock causes physiological stress responses in shore crabs, consistent with prediction of pain. Biol. Lett. 11, 10–12 (2015).

2. Bateson, M., Desire, S., Gartside, S. E. & Wright, G. A. Agitated honeybees exhibit pessimistic cognitive biases. Curr. Biol. 21, 1070–1073 (2011).

3. Fossat, P., Bacqué-Cazenave, J., De Deurwaerdère, P., Delbecque, J. P. & Cattaert, D. Anxiety-like behavior in crayfish is controlled by serotonin. Science (80-. ). 344, 1293–1297 (2014).

4. Gibson, W. T. et al. Behavioral responses to a repetitive visual threat stimulus express a persistent state of defensive arousal in drosophila. Curr. Biol. 25, 1401–1415 (2015).

5. Perry, C. J., Baciadonna, L. & Chittka, L. Unexpected rewards induce dopamine-dependent positive emotion-like state changes in bumblebees. Science (80-. ). 353, 1529–1531 (2016).

6. Bacqué-Cazenave, J., Cattaert, D., Delbecque, J. P. & Fossat, P. Social harassment induces anxiety-like behaviour in crayfish. Sci. Rep. 7, 1–7 (2017).